Call Us: +34 616 605 668

Temporada baja

Ventajas de viajar en temporada baja

Al contrario de lo que se pueda pensar, Mallorca en invierno ofrece una larga lista de actividades y eventos de los que disfrutar.

Mallorca no es sólo sol y playa. Existen muchas razones para visitar la isla antes o después del verano, cuando los hoteles no han colgado el cartel de “completo” y es posible encontrar playas desiertas.

Aunque puede haber alguna temporada más fría, el clima es generalmente benigno. Una visita en temporada baja tiene sus ventajas respecto a la temporada alta. Encontramos una Mallorca más tranquila, menos ruidosa. Con los campos helados o teñidos de blanco y rosado por los almendros en flor, los paisajes de la isla son distintos pero hipnotizan igualmente.

Cómo no, ir en temporada baja a Mallorca supone un gran ahorro económico. Los vuelos son más baratos y muchos establecimientos abren durante todo el año con precios que son considerablemente más baratos que en temporada alta.

Hemos reunido un montón de ideas para que pueda disfrutar al máximo su estancia en Mallorca durante el invierno y, especialmente, si su visita coincide con las vacaciones de Navidad.

llave
low-season-in-pollensa

Cosas que hacer en Mallorca en temporada baja

Ver nieve en la Sierra de Tramuntana es una de las imágenes más hermosas que puede ofrecer la isla. La Serra es el lugar que más frecuentemente recibe nieve cada invierno. Valldemossa es una visita imprescindible en cualquier época del año. Es sin duda uno de los pueblos más bonitos de España y en invierno nos puede regalar una preciosa estampa nevada.

También se puede disfrutar de los mejores bares y restaurantes sin agobios. En zonas turísticas puede resultar difícil encontrar una mesa en pleno verano. Pero esos mismos asientos, ese mismo rumor de las olas, esos mismos aperitivos, se pueden encontrar en temporada baja.

El calor del sol puede no ser intenso, pero sí el del fuego en invierno. Algunas fiestas de nos trasladan una de las tradiciones de la isla, los “foguerons”, “torradas” o barbacoas, a los “dimonis” y “correfocs”… Después de las Navidades y los Reyes Magos, en enero, se llevan a cabo dos importantes fiestas locales: Sant Antoni (16 y 17 de enero en casi toda la isla) y Sant Sebastià (del 10 al 25 de enero en Palma).

La ciudad brinda homenaje a su santo patrón con un variado programa que incluye conciertos y fogatas por toda la ciudad. La gastronomía tradicional también nos espera en estas fiestas, en forma de sobrasada y butifarrones, que se asan en las hogueras.

Por su parte, en febrero, se celebra la ‘Fira de S’Ametler’ en Son Servera. El Carnaval ‘Sa Rua’ que tiene lugar en febrero.

Descubra la ruta del vino. En Mallorca hay alrededor de setenta bodegas, por lo que se puede decir con seguridad que hay una gran variedad de vinos en la isla. Se puede pasar un día de invierno recorriendo la ruta del vino. En guías online figuran las bodegas que se pueden visitar, así como información acerca de los vinos y pueblos de la ruta.

Los domingos por la mañana tiene lugar un mercadillo muy concurrido con más de trescientos puestos en el pueblo de Consell. Es un imán para los compradores que buscan gangas, ya que cuenta con una amplia selección de artículos de segunda mano, así como también de artesanía mallorquina y antigüedades de todo tipo. ¡Recomendamos llegar temprano!

mallorca-low-season-pollensa

La canaleta de Massanella | Mancor de la Vall

cycling-mallorca

Ruta cicloturística, Mallorca

Actividad física y deportes

¿Por qué no pasear por la playa? No todo es bañarse: recorrer la orilla del mar, pararse a almorzar, jugar con la familia o amigos… puede ser una experiencia fabulosa. No son necesarias las sombrillas para el sol y se puede disfrutar del mar en toda la costa. En los días soleados, es difícil resistirse a sumergir los pies en el Mediterráneo.
La mayoría de las doscientas sesenta y dos playas mallorquinas están poco concurridas durante la temporada baja. Para los enamorados del aire fresco y de un buen picnic, los meses de invierno se convierten en el momento perfecto para disfrutar de la belleza de nuestras playas. Disfrute de un paseo por la playa de Es Trenc o desde Son Serra de Marina hasta Can Picafort o a la bahía de Alcúdia pasando por la Finca Son Real.
Los días se hacen más cortos, pero a cambio el excesivo calor del verano ya no nos obliga a refugiarnos en las horas centrales del día y permite hacer determinadas actividades, como el senderismo, por ejemplo. En Mallorca hay cientos de rutas, con distintos niveles de dificultad. El Torrente de Pareis, el camino del Archiduque, la subida de Randa hasta el Monasterio de Cura, peregrinar al Monasterio de Lluc… son algunas de las caminatas más populares que se pueden disfrutar en los días de invierno.

Es la mejor temporada para hacer senderismo e ir de excursión por Mallorca. Existen varios clubes que ofrecen un programa variado de excursiones. La Vía Verde se extiende desde Manacor hasta Artà y se puede practicar un deporte que se ha hecho muy popular en la isla: el Nordic Walking. Para un día con buen tiempo te recomendamos la Ruta de Piedra en Seco (GR221) en la Serra de Tramuntana.

Si caminar por la isla en invierno es una grata experiencia, no lo es menos ir a dos ruedas. Las carreteras están menos transitadas y el calor no es sofocante. Podemos descubrir muchos lugares de la isla y asomarnos a sus mejores miradores para tener la mejor foto.

La tranquilidad de los meses de invierno es ideal para practicar golf o tenis. Es el momento más adecuado para mejorar la calidad de su juego. La mayoría de los campos de golf en Mallorca cuentan con instalaciones e instructores de primer nivel y en estos meses bajan sus tarifas.

Para los amantes de los deportes náuticos, en invierno existen muchas empresas que no cierran. La oferta es menor, pero se puede disfrutar de la brisa fría del invierno en un mar tranquilo y poco transitado.

Los días soleados de invierno también nos permiten disfrutar de los paseos en espacios naturales. Para visitar las islas de Sa Dragonera o Cabrera se reducen las frecuencias, pero siempre hay alguna empresa que ofrece la excursión.

llave

Descubrir Palma en temporada baja

El invierno es la época ideal para visitar Palma de Mallorca, visitar sus museos y sus galerías de arte con tranquilidad. Palma es la capital de nuestra isla y alberga a más de la mitad de los habitantes de Mallorca. Algunas zonas de la ciudad, como La Lonja y el casco antiguo, están empapadas de historia y presentan una arquitectura digna de ser admirada. Por ello merece la pena pasear por las angostas calles del casco antiguo para descubrir todos sus encantos.

En temporada baja es muy agradable descubrir Palma bajo el sol, con el Palacio Real, la Seu o Catedral, la Plaza Mayor, el Gran Hotel, el castell de Bellver… Hay mucho que ver en esta preciosa ciudad. Edificios históricos, pequeñas tiendas y cafés que no había visto, serán algunas de las cosas que descubrirá paseando por los estrechos callejones del centro. Recomendamos aventurarte por las calles del casco antiguo con o sin un mapa. Por otro lado, los guías locales que conocen historias y datos fascinantes que no se encuentran en ninguna guía comercial.

La Catedral de Palma tiene un aire especialmente mágico durante la época de Navidad. Una experiencia auténticamente fascinante es asistir a la misa de medianoche en Nochebuena. El servicio incluye el canto profético de ‘La Sibil.la’, cantado por un/a niño/a

palma-low-season-mallorca

Castillo de Bellver, Palma de Mallorca

parc-de-la-mar-palma-de-mallorca

Parc de la Mar,  Palma de Mallorca

o joven acompañado por el sonido impresionante del órgano de La Seu. Es un momento mágico y emocionante.

Una mañana de invierno para comprar verduras, frutas, carnes y pescados en uno de los vibrantes mercados locales: Mercat de l’Olivar o el Mercat de Santa Catalina. La variedad de productos es asombrosa. Ambos mercados cuentan con la posibilidad de comer in situ, ya sean unas buenas tapas españolas, ostras o sushi. Disfrute de los sonidos, colores, olores y animación de uno de estos mercados para sumergirse en un ambiente auténtico y único.

El Mercado Gastronómico San Juan, situado en el edificio S’Escorxador en Palma, es un tipo de mercado diferente y digno de ser visitado, ya que consta de unos veinte puestos con distintas especialidades gastronómicas (incluyendo sushi, tapas y marisco) para comer en las mesas situadas en el centro del mercado.

Ubicado al oeste de la Avenida Argentina, en Palma de Mallorca, Santa Catalina es uno de los barrios más atrayentes de la ciudad. Como el pueblo que fue antes de ser absorbido por el crecimiento de la ciudad pueblo, combina estilos y características antiguos y modernos. Debe su nombre a un antiguo hospital dedicado a Santa Catalina de Alexandria (santa patrona de mercaderes y marineros), y fue un pueblo de pescadores. También vivían allí fabricantes de amarres y molineros de harina, y todavía podemos encontrar molinos del siglo XVIII en la calle Industria y en Es Jonquet.

Las pintorescas casas antiguas tradicionales de Santa Catalina presumen de fachadas alegremente pintadas, antiguas persianas de madera y pequeños balcones decorados con plantas y flores.

El corazón de este barrio lo forma su mercado cubierto, que se encarga de abastecer a residentes, yates y al elevado número de restaurantes, cafeterías y bares que hacen que Santa Catalina sea un lugar de encuentro popular.

mercado san juan palma

Mercado Gastronómico de San Juan,  Palma de Mallorca